Xiaomi Redmi 3, análisis: calidad, precio y autonomía para destacar en la gama media

Publicidad

P1030183

Seguro que si hablamos de fabricantes chinos todo el mundo tiene un nombre en la cabeza, y ese no será otro que el de la famosa Xiaomi, una marca que nació y creció rodeada de éxitos en cada presentación y lanzamiento de un nuevo dispositivo, pero que todavía esperamos oficialmente en Europa desde que anunciase el inicio de su expansión internacional hace ya varios meses.

Con todo, y siguiendo la lógica que marcan la enorme repercusión de la firma y su habitual gran relación calidad/precio, los teléfonos de Xiaomi son de lo más buscado en nuestro país y no es complicado encontrarlos en tiendas online especialistas en importación. Ha sido una de estas tiendas quien ha puesto a nuestra disposición uno de los terminales más interesantes de Xiaomi para este 2016, el Xiaomi Redmi 3, que hoy os analizamos a fondo para descubrir todas las posibilidades de un smartphone metálico, con hardware bien compensado y gran batería que podemos comprar por menos de 150 euros.

Si por algo ha destacado siempre Xiaomi ha sido por su capacidad para lanzar smartphones bien preparados a precios de derribo, aunque lo cierto es que esto es más sencillo de realizar en los mercados emergentes, donde la firma china se siente como pez en el agua, sin entrar en competencia directa con fabricantes de renombre en mercados más complicados y con mayores cargas impositivas como los nuestros.

Si por algo conocemos a Xiaomi es por su capacidad para crear terminales muy bien compensados a precios incontestables, aunque lo cierto es que la exitosa firma china sólo ha competido de momento en mercados emergentes de forma directa

P1030171

Esta estrategia le ha salido bien a Xiaomi, que ha agotado unidades en cada lanzamiento realizado contando éxito tras éxito a la espera de su salto internacional definitivo, pero ganando renombre y repercusión a base de ventas.

Con el Redmi 3 se repite la jugada, lanzando un smartphone de gama media bien parecido y bien compensado en hardware, adaptado a los tiempos con su carcasa de metal y apostando a diferenciarse con una batería enorme que le sitúa en una de las mejores autonomías del mercado. Además, se permite hacerlo a un precio inferior a los 150 euros, donde la competencia sólo puede acercarse con especificaciones más contenidas.

Es obvio que el dispositivo tiene lagunas, sobre todo si buscamos alardes como sonido de calidad extra, seguridad biométrica u otras funcionalidades similares, aunque a este nivel de precios lo cierto es que poco más podemos exigir a un Xiaomi Redmi 3 que contentará a cualquier usuario medio o a quienes quieran autonomía sin gastarse una fortuna ni llevar baterías externas.

Review en vídeo

Sabemos que os gusta, así que nos lo tomamos en serio y empezamos por aquí. Ya que una imagen vale más que mil palabras, lo primero es tener disponible nuestro habitual análisis en vídeo, que podréis disfrutar también desde nuestro canal XatakaTV de YouTube:

Sin alardes en el apartado de hardware

En Xataka siempre analizamos primero la lista de especificaciones de los smartphones, aunque hemos de reconocer que hoy por hoy las diferencias entre plataformas son mínimas y no representan una comparativa cien por cien fiable de las posibilidades de un terminal.

Con el avance de la tecnología y una carrera del hardware imparable años atrás, es sencillo conseguir que cualquier dispositivo funcione perfectamente fluido sin un corazón electrónico de última generación, aunque sabemos que lo primero que los usuarios buscan de un dispositivo es precisamente su lista de especificaciones.

Por ello, veamos antes de entrar en materia qué nos ofrece Xiaomi en su Redmi 3:

Xiaomi Redmi 3, especificaciones
Dimensiones físicas 139.3 x 69.6 x 8.5 milímetros
144 gramos
Pantalla 5 pulgadas
Resolución 1.280 x 720 píxeles, 294 ppp
Procesador Qualcomm Snapdragon 616
Octa-core (4x Cortex-A53 1.5 GHz & 4x Cortex-A53 1.2 GHz)
Procesador gráfico Adreno 405
RAM 2 GB
Memoria 16 GB + microSD hasta 256 GB
Versión Android 6.0 Marshmallow
MIUI
Conectividad LTE doble SIM activa (nano-SIM + micro-SIM/micro-SD)
Wi-Fi 802.11 b/g/n, Wi-Fi Direct, hotspot
aGPS + GLONASS
Bluetooth 4.1 LE
Radio FM
Puerto IR
microUSB v2.0
Cámaras Trasera: 13 MP con apertura f/2.0 y autoenfoque, flash LED, HDR y vídeo FullHD
Frontal: 5 MP con apertura f/2.2 y vídeo FullHD
Batería 4.100 mAh (no extraíble)
Acceso a Google Play Sí, de serie
Otros datos Construcción metálica
Precio de salida 128.33 euros (en Tinydeal)

Atendiendo a la lista de componentes ya habréis advertido que el Xiaomi Redmi 3 es un teléfono bien compensado, capaz para el día a día de casi cualquier usuario, y sobre todo haciendo felices a los que quieren vivir pegados a la red eléctrica.

Eso sí, tenemos fallas importantes para los tiempos que corren, pues será imposible pagar con el teléfono al carecer tanto de NFC como de lector dactilar o algún otro sensor de seguridad biométrica tan de moda en los últimos meses.

Lo que no faltan son los habituales sensores que dan servicio de forma silenciosa y que todos damos por hecho, con el acelerómetro, la brújula digital, el sensor de luminosidad y de proximidad para la pantalla, etc. Tampoco falta a la cita la conectividad completa hasta LTE, con una doble SIM imprescindible en China, así como el aGPS con soportes GLONASS, Bluetooth 4.1 LE, WiFi b/g/n y la olvidada Radio FM que ya sólo vemos en estas gamas.

En cuanto a la plataforma de hardware, estamos ante un smartphone de tamaño contenido con su panel de 5 pulgadas y resolución HD 720p, justo para el día de hoy pero cerca de la barrera psicológica de los 300 ppp con una densidad de píxeles de 294 por cada pulgada, con buena respuesta y tecnología IPS.

Poco más podemos pedir a Xiaomi por tan poco dinero, y aunque este Redmi 3 tenga fallas obvias, lo cierto es que se trata de un smartphone solvente para el día a día de casi cualquier usuario en casi cualquier situación

P1030179

A esta pantalla la anima un SoC de origen Qualcomm, concretamente el Snapdragon 616 que soporta 64 bits de forma nativa gracias a su procesador de ocho núcleos en configuración big.LITTLE, cuatro Cortex-A53 a 1.5 GHz y otros cuatro Cortex-A53 a 1.2 GHz, acompañados por una GPU Adreno 405.

La parte de la memoria está resuelta satisfactoriamente con 2 GB de RAM, suficientes, y otros 16 GB de almacenamiento interno, justos pero ampliables con un slot para tarjetas microSD que puede albergar otros 256 GB en forma de memoria externa. Eso sí, el slot doble-SIM se comparte con la expansión de memoria, así que tocará elegir lo que mejor nos convenga.

Queda por hablar de la parte multimedia, que Xiaomi completa con dos cámaras de 13 megapíxeles la principal, con apertura f/2.0 y autoenfoque, flash LED, HDR y capacidad para grabar vídeo FullHD, acompañada de otra cámara frontal de 5 megapíxeles con apertura f/2.2 y también capacidad para grabar en FullHD.

La estrella del dispositivo, sin embargo, no es otra que una batería de 4.100 mAh, una capacidad enorme que sube el grosor del terminal hasta 8.5 milímetros, pero que gracias al trabajo de Xiaomi nos otorgará dos jornadas de uso manteniendo el tamaño en unos cómodos 139.3 x 69.6 milímetros y 144 gramos de peso.

Es obvio que las capacidades del terminal, al menos sobre el papel, están por encima de los 130 euros más o menos que cuesta, y es difícil pedirle más a un smartphone como este Xiaomi Redmi 3.

Un smartphone gordito pero bien cuidado

En el diseño y construcción de sus dispositivos Xiaomi trabaja a buen ritmo, mejorando lo presente en cada iteración y adaptándose esta vez a la moda del metal con un teléfono que adquiere una presencia y un tacto impresionante gracias a su carcasa de aluminio que recubre laterales y trasera dejando sólo espacio para el cristal en la parte frontal.

En un teléfono de este precio muchos se esperarían plástico por doquier y calidad justita, pero lo cierto es que Xiaomi mantiene sus niveles de calidad en alto sin penalizar precios, y el Redmi 3 es un smartphone bien construido y como hemos dicho con materiales de calidad.

P1030177

Con un diseño limpio y muy clásico, lo único que rompe la armonía es una trama dibujada sobre el metal que puede gustar más o menos, aunque le da un toque diferenciador a un terminal que consigue ser robusto y cómodo en mano, gracias sobre todo a sus formas redondeadas y suaves.

El tamaño es contenido y con el frontal bien aprovechado, de agradecer es que el marco inferior disponga de una botonera capacitiva para no perder parte del panel, y lo único que se podría poner como “negativo” es el grosor del terminal, que sin embargo no empeora su acabado y es algo que podremos perdonar si miramos a la capacidad de la batería.

El altavoz principal se coloca en la trasera, aquí sí tenemos un hándicap que Xiaomi ha querido corregir con una diminuta pestaña que separe al terminal de superficies planas, mientras que en la parte superior se coloca el audio-jack y el puerto IR, dejando el marco inferior sólo para el conector microUSB estándar.

No cabe duda del buen trabajo de Xiaomi con la construcción de este smartphone, que es agradable al uso y que sin duda entra por los ojos. La sensación con él no es la de un smartphone de poco más de 100 euros, y esto no es fácil de conseguir.

P1030166

IPS de 5 pulgadas, un clásico para la pantalla

En el apartado de la pantalla, si quieres mantener los costes tus opciones se reducen, así que la elección de la firma china no sorprende a nadie, con un panel de 5 pulgadas y resolución HD 720p, que deja la densidad en los 294 píxeles por pulgada.

No está por encima de la barrera de los 300 ppp que muchos consideran esa marca mínima exigible, pero tampoco está lejos y su nitidez es más que buena, con una respuesta de calidad sin penalizar rendimiento ni consumo energético, algo de valorar en un dispositivo diseñado para mantenerse vivo las máximas horas posibles.

La tecnología, como ya esperáis, es LCD IPS, que para bien o para mal es la opción más compensada del mercado y también la más usada. Algunos prefieren la vistosidad del AMOLED -yo me incluye en este grupo-, pero la representación del color en los paneles IPS es más natural y muchos otros usuarios lo prefieren por la comodidad visual.

Screen

La parte negativa de los paneles IPS también está presente, con el efecto de pantalla lavada inherente a esta tecnología y unos negros mejorables, pero podemos aseguraros que la calibración conseguida por la firma china es excelente, con buenos ángulos de visión, blancos de enorme calidad, cero excesos de saturación y respuesta de gran nivel en casi cualquier situación.

El brillo es bueno y la visión en exteriores también, mejorable siempre como es lógico ya que se pierde calidad al mirar el smartphone a pleno sol, pero éste es perfectamente usable, mientras que el brillo automático se ajusta rápido y sin problemas.

Apostar por la tecnología IPS es un valor seguro, y en 5 pulgadas no se necesita más que lo que Xiaomi ha dispuesto, así que el aprobado en este apartado está más que conseguido. No os dejará boquiabiertos, pero tampoco desmerece al conjunto y es un panel más que probado en multitud de dispositivos.

Rendimiento justo, aunque poco más se puede pedir…

Sería repetirse afirmar que hoy en día prácticamente cualquier plataforma de hardware, incluso las de gama media como en este caso, son más que solventes para prácticamente todo tipo de usuarios en el uso diario de un smartphone.

El Xiaomi Redmi 3 no es ninguna excepción a este respecto, pues el dispositivo está bien compensado en su apartado de hardware para no palidecer en el uso diario ni siquiera cuando jugamos o utilizamos aplicaciones en multitarea, pero es obvio que su rendimiento sobre todo en gráficos podría mejorarse.

Poco se puede pedir en un dispositivo de su precio, y los usuarios más exigentes no buscarán en este nivel, así que para el público objetivo del Redmi 3, seguro que este smartphone trabajará sin problemas para que la experiencia de uso sea buena.

Screenshot 2016 03 06 02 47 18 Com Futuremark Pcmark Android Benchmark

Estamos ante un terminal con chipset Snapdragon 616, un escalón por debajo del mejor SoC de gama media de Qualcomm -el 617- pero que con su procesador de ocho núcleos y GPU Adreno 405 puede resolver bien prácticamente todas las situaciones. Los 2 GB de memoria RAM son un estándar y aquí no hay duda de que es suficiente si no vamos a exigir en exceso al terminal.

Jugando durante un tiempo el terminal tiende a calentarse aunque no exceso, y aunque su rendimiento gráfico es mejorable, lo cierto es que podréis utilizar prácticamente cualquier juego por “pesado” que sea, y también cualquier aplicación, sin problemas ni lags excesivos.

Eso sí, nuestra experiencia puede complementarse con una batería de pruebas de rendimiento que asienten la opinión, y es que los test son útiles para valorar la capacidad máxima del dispositivo a pesar de que no hablen de forma completamente fiable de la experiencia de uso:

Benchmarks Xiaomi Redmi 3
(Qualcomm Snapdragon 616)
PCMark Work perfomance: 3.725 puntos
Work battery life: 11h 15min
3DMark Sling Shot 3.1: 389 puntos
Sling Shot 3.0: 456 puntos
Geekbench 3 Single-Core: 458 puntos
Multi-Core: 2.225 puntos
AnTuTu v6.1.4 27.545 puntos
Epic Citadel Ultra High Quality: 44.1 FPS
Quadrant 14.955 puntos
Vellamo Chrome Browser: 2.431 puntos
Metal: 1.078 puntos
Multicore: 1.800 puntos

xiaomi-redmi-3-benchmarks


image01


image01


image01


image01

No hay lugar a dudas, el rendimiento es medio y a los usuarios medios se dirige directamente el Xiaomi Redmi 3, compitiendo con dispositivos que cuestan hasta el doble o casi el doble de su precio. Podríamos comparar su nivel con gamas alta de años anteriores como el Nexus 6, y eso habla bien de este smartphone.

Además, obtenemos con este tipo de pruebas un interesante punto de vista sobre la enorme evolución que han sufrido en poco tiempo los smartphones más económicos, que hoy en día han exprimido tanto sus posibilidades uqe la diferenciación entre ellos es mínima estando todos, a su vez, cerca de los mejores.

Entrando ya en materia más básica, podemos afirmar que el uso como smartphone es una parte agradable por el buen sonido del altavoz del Redmi 3, que funciona a la perfección sin necesidad de configurar los volumenes al máximo. Además, su respuesta a la conectividad es más que buena, tanto en cobertura como en velocidad, sin diferencias sustanciales aquí respecto a dispositivos de gama alta.

P1030176

Por lo demás, tanto el Bluetooth como el WiFi ofrecen un funcionamiento adecuado y compatibilidad universal, mientras que el aGPS responde bien como en casi cualquier terminal, eso sí, una vez que es capaz de posicionarnos de forma inicial ya que la primera búsqueda es más lenta.

La Radio FM precisa los auriculares para funcionar, como suele suceder, y el volumen del altavoz multimedia es bueno sin más, no destaca pero permite escuchar música de forma ocasional. El último aderezo es un puerto IR para controlar otros dispositivos de forma remota, pero aquí no tendremos ya ningún sensor biométrico ni de salud, ni tampoco cualquier otro alarde en forma de componente hardware.

Justificando el grosor con un sobresaliente en autonomía

Y aquí llegamos al apartado en el que todos buscamos ansiosos cualquier mejora, pero que normalmente nos devuelve a la realidad más cruda. Cualquier fabricante optimizará sus smartphones para que se mantengan vivo el día de rigor, precisando de una carga diaria como mínimo.

A Xiaomi no le gusta la idea de parecerse a los demás, y es en la autonomía donde el Redmi 3 muestra su mejor versión, gracias obviamente a su grosor necesario para albergar una enorme batería de 4.100 mAh que ni siquiera vemos en phablets de altos vuelos.

Screenshot 2016 03 06 10 56 16 Com Futuremark Pcmark Android Benchmark
Screenshot 2016 03 06 10 56 09 Com Futuremark Pcmark Android Benchmark

El Xiaomi Redmi 3 es un smartphone unibody, así que nada de intercambiar fácilmente su batería por otra para continar cazando algún Pokémon por el mundo. Eso sí, si disponéis de un terminal como este seguramente aguantaréis con energía más tiempo que otros entrenadores, así que buenas noticias en este aspecto.

Nosotros hemos conseguido de dos a tres días de uso normal, siendo habitual cargarlo a la segunda noche con un remanente de un 30% más o menos de autonomía. Son cifras que pocas veces podemos ver en smartphones hoy en día, menos aún en terminales de 130 euros como este.

En uso intensivo no acabaréis la primera jornada con la lengua fuera y ansiando un enchufe, aunque jugando es cierto que la batería se drena más rápido. Quizás el nivel jugando se reduzca hasta unas 7 u 8 horas.

Lo que no es baladí es la prueba de uso continuado de PCMark que reporta una cifra récord de 11 horas y 15 minutos con la pantalla siempre encendida en funciones habituales como retoque fotográfico, reproducción de vídeo o navegación por Internet.

No nos cabe duda de que este es el mejor punto del Xiaomi Redmi 3, y es este su aspecto diferenciador más básico respecto a la competencia. Si queréis un smartphone hecho para aguantar vivo muchas horas, éste es el vuestro.

P1030170

En la media con sus cámaras

El apartado multimedia, y sobre todo la fotografía, es donde los fabricantes han puesto mayor énfasis en los últimos ejercicios, aunque los terminales de gama media no pueden presumir aún de un rendimiento excelente en este tipo de cuestiones.

Xiaomi opta aquí por lo seguro con un sensor de 13 megapíxeles con apertura f/2.0 y autoenfoque, flash LED, HDR y capacidad para grabar vídeo FullHD, acompañado de otro frontal 5 megapíxeles con apertura f/2.2. A priori buenos números para un smartphone económico, pero con resultados dispares según el tipo de toma.

Img 20160309 021548 Hdr

Amplia Foto

La cámara principal de este Redmi 3 responde bien, sin demasiados aspavientos pero manteniéndose en la línea de su competencia. El punto más negativo es que quizás tienda a saturar en exceso los colores, y la nitidez en las ampliaciones al 100% tampoco es probablemente su punto más fuerte.

Eso sí, como veréis en las capturas de ejemplo la respuesta con buena luminosidad es aceptable y de calidad media, lo justo que se espera de un smartphone de este nivel, que nos saque de algún apuro para quedarnos recuerdos puntuales.

En interiores es decente, salvando algunas tomas con el flash e introduciendo un nivel de ruido aceptable con condiciones lumínicas no ideales.

Img 20160309 022535 Hdr

Img 20160309 023204 Hdr

Donde mejor se comporta la cámara del Xiaomi Redmi 3 es en las tomas nocturnas, curiosamente donde otros no llegan lo hace este dispositivo, que parece haber sido calibrado para exprimir al máximo la luz capturada con unos resultados a la luz de la luna más que buenos.

Img 20160309 025439 Hdr

La aplicación que utiliza Xiaomi para la cámara es propietaria y funciona bien, de forma intuitiva y sin problemas, pudiendo manejarse aún sin ser un experto en fotografía.

Sin embargo, queremos que vosotros valoréis directamente un apartado tan importante como este, así que aquí os dejamos una buena galería de tomas sin retocar y a tamaño real:

xiaomi-redmi-3-camara


image01


image01


image01


image01

MIUI, interfaz al más puro estilo chino…

A nosotros no nos gustan demasiado las personalizaciones, eso es innegable, nos gusta Android Pure Google y nos gusta que los fabricantes respeten la experiencia de usuario para que ésta sea lo más homogénea posible de unos dispositivos a otros.

Sin embargo, desde China gustan las personalizaciones intrusivas y con una experiencia de usuario en su interfaz más similar a iOS, sin cajón de aplicaciones y buscando paletas de colores más vivos con un diseño juvenil y menos elegante de toda la interfaz.

No es una excepción Xiaomi, que además cuenta con una de las personalizaciones más reconocidas de la scene Android, una MIUI que empezó siendo una ROM exitosa y es hoy en día casi un fork en China donde los servicios de Google están bastante limitados.

Screens

El trabajo con el software es excelente, pero para quien le guste MIUI o las interfaces de este tipo, pues la experiencia el totalmente diferente a la de Android y no hay opción a un estilo más parecido al que busca Google.

Unas gráficas cuidadas al milímetro, toda la interfaz bien adaptada a su paleta de estilo, una utilización más parecida a iOS y una buena fluidez al uso son las credenciales de MIUI. Además, cuenta con todas las aplicaciones adaptadas y software propietario como un gestor de temas o la aplicación de la Radio FM para cubrir las necesidades del dispositivo.

Nosotros lo hemos utilizado con Nova Launcher, pero lo bueno de Android es precisamente que hay opciones, y que aquí todos pueden elegir para configurar sus smartphone al gusto.

xiaomi-redmi-3-software


image01


image01


image01


image01

Xiaomi Redmi 3, la opinión de Xataka Android

Resumir este análisis es sencillo, pues el Xiaomi Redmi 3 es un teléfono sorprendente. No lo es por sus posibilidades, que están más bien en la media de su competencia si no miramos a la autonomía, donde sí destaca, sino porque es capaz de tenerlo todo por mucho menos.

La fama de Xiaomi tiene fundamento, pues ningún fabricante es capaz de dar tanto por tan poco, cubriendo las necesidades de casi cualquier usuario no exigente por sólo 130 euros, un precio atractivo y que no dejará temblando vuestras carteras.

Además, no es sólo un smartphone económico, sino también un teléfono de gran calidad construido en base a una carcasa metálica y con hardware compensado para competir de tú a tú en la gama media Android.

P1030182

Vamos, que lo tiene todo para el éxito, desde su diseño y construcción, con un tacto agradable y cómodo en mano, hasta un hardware dispuesto a satisfacer a casi todos, siendo capaz incluso de tirar juegos “pesados”, pasando por un coste contenido que lo acerca a todos.

La autonomía es su punto más fuerte, mientras que su gran hándicap es precisamente que está diseñado para ser lo más económico posible, impidiendo que cuente con NFC o seguridad biométrica que posibilite su uso para pagos móviles.

Además, y aunque en tiendas online de importaciones es sencillo de conseguir, Xiaomi no vende oficialmente en nuestro país complicando la garantía, cosa que deberá asumir la tienda vendedora y aspecto que debéis revisar con cuidado antes de haceros con uno.

7.5

Diseño8
Pantalla7
Rendimiento7.5
Cámara6.5
Software7
Autonomía9

A favor

  • Acabados de gran calidad
  • Tamaño muy cómodo al uso diario
  • El mejor de su especie en autonomía
  • Hardware a la altura

En contra

  • Grosor elevado
  • Cámara que tiende a saturar en exceso
  • MIUI es una experiencia distinta a Android
  • Adiós al pago móvil (sin NFC ni lector dactilar)

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Tinydeal. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas


La noticia

Xiaomi Redmi 3, análisis: calidad, precio y autonomía para destacar en la gama media

fue publicada originalmente en

Xataka Android

por
Damian Garcia

.


Ir a la fuente original

Publicidad

Dejar Comentario

*