¿Tiene sentido HandBrake tras trece años de desarrollo en los albores de 2017?

Publicidad

Coctel

La última semana del año nos deja una noticia que es más entrañable que otra cosa: después de trece años de trabajo desinteresado y desarrollo continuo, el codificador HandBrake llega por fin a la versión 1.0.0. O sea, la primera versión final y estable de este programa conocido por muchísimos veteranos en la plataforma Mac.

Por si no lo conoces, HandBrake es un conversor de vídeo de código abierto y compatible con macOS además de Windows y Linux. Es gratuito, y su capacidad de convertir vídeo de un formato que quieras a otro lo ha hecho muy popular en el pasado. Y seguimos sabiendo de su existencia, pero… ¿sigue teniendo tanta relevancia un programa así?

Handbrake en el pasado: la navaja suiza indispensable para muchos

Handbrake

Movámonos a la época en la que HandBrake vio sus primeros años. Era la época de los iPod, y si lo alargamos un poco de los primeros iPhone e iPad. Era una época en la que los formatos de vídeo online sólo empezaban a aparecer, los que usabas localmente dependían mucho de la plataforma con la que trabajabas y todos teníamos esas torres de bobinas de CDs y DVDs en nuestras habitaciones.

En el caso de los maqueros, HandBrake se usaba mucho para convertir vídeos descargados de la red a formatos compatibles con el iPod o el iPhone

Era la época de tener en cuenta los códecs de DivX, o el H264. Si estabas en Windows, usabas AVI o MPEG. Si estabas en Mac no te movías del MOV o el MPEG. ¿Qué hacías cuando te pasaban un vídeo en un formato que no era compatible? Pues usabas un conversor como HandBrake. Seleccionabas el vídeo de origen, escogías un formato que te gustaba a ti, esperabas unas horas a que se hiciera la conversión y listo. En el caso de los maqueros se usaba mucho para convertir vídeos descargados de la red a formatos compatibles con el iPod o el iPhone.

En definitiva, HandBrake era una “navaja suiza” para muchos enteradillos de los formatos de vídeo. Estaba guardada en muchas memorias USB para aquellos que necesitasen ayuda, y era el programa que mencionábamos a los usuarios generales cuando éstos nos preguntaban acerca de un programa de pago para convertir esos vídeos. No hacía falta pagar nada, ahí estaba HandBrake.

Handbrake ahora: menos relevante pero un símbolo al fin y al cabo

650 1200

Con el tiempo, los desarrolladores voluntarios que han trabajado en la evolución de HandBrake han ido lanzando actualizaciones. Han ido siempre sin prisa pero sin pausa, pero siempre íbamos viendo cómo una perenne versión 0.x.x en beta iba avanzando. Y ahora, después de tanto tiempo, tenemos la primera versión estable.

Es una buena noticia, pero al mismo tiempo es algo que nos hace pensar si un conversor como HandBrake tiene tanta relevancia como antes. Sí, desde luego que habrá quien lo considere esencial, pero han aparecido novedades en el mundo que poco a poco han ido relegando HandBrake a un segundo plano.

La red ha hecho que todos los formatos tengan un punto en común. Ahora ya no nos preocupamos sobre si un vídeo tiene el formato adecuado para nuestro sistema, porque está en un servicio online que se ha preocupado de que todo el mundo lo vea. Vídeos en Flash. YouTube. HTML5. Netflix. HBO. Y reproductores como VLC que se encargan de que no haya formato que se le resista a ninguna plataforma.

Plex

Y lo que puede haber hecho más daño: la instalación de aplicaciones como Plex, que se encargan de recodificar al vuelo cualquier formato de vídeo para emitirlo en nuestros televisores. ¿Para qué convertir un vídeo si otros programas lo hacen sobre la marcha y sin que me dé cuenta?

Ahora mismo una persona que usa WhatsApp está recodificando vídeos sin darse cuenta de ello

Android y su enorme papel en la revolución móvil también han contribuido a eso: el sistema tiene reproductores compatibles con todos los formatos habidos y por haber. Y si yo cojo mi iPhone y envío por WhatsApp un vídeo que he grabado con la cámara, el propio programa de mensajería se encarga de recodificarlo para que todos los receptores lo vean bien. Antes éramos unos pocos los que recodificábamos vídeo. Ahora lo hace cualquier persona que usa WhatsApp sin darse cuenta de ello.

No voy a decir que HandBrake llega tarde, porque sigo pensando que es perfecto tenerlo a mano. Pero desde que nació hasta ahora, el mundo ha cambiado tanto a su alrededor que ya no es tan necesitado ni relevante como antes. Y aún así, desde Applesfera nos quitamos el sombrero ante tantos años de esfuerzo por amor al arte. HandBrake siempre será ese mítico programa que te dice que dejes ese cóctel en la mesa cuando ha terminado de recodificar algún vídeo.

Imagen | Michael Korcuska
En Applesfera | Infuse Pro 5: el mejor cliente para Plex ahora ofrece Split View, PiP, sincronziación en iCloud y más

También te recomendamos


Así es como te pueden espiar gracias a la tecnología


RoadMovie: actualizado y cargado de opciones: A Fondo


VisualHUB se actualiza para OS X Lion, la aplicación que resucita y muere al instante


La noticia

¿Tiene sentido HandBrake tras trece años de desarrollo en los albores de 2017?

fue publicada originalmente en

Applesfera

por
Miguel López

.


Ir a la fuente original

Publicidad

Dejar Comentario

*