Las eGPU: qué son, qué permiten y qué se puede hacer para usarlas en los MacBook Pro

Publicidad

Akitio

Uno de los debates que trae más coba en el nuevo Mac Pro es su potencia gráfica. Sí, el portátil es muy potente, pero al mismo tiempo está muy orientado a un tipo determinado de profesionales. Y la gente que quiere un MacBook Pro para cosas como jugar tiene que pagar un precio altísimo para conseguir un hardware que no es ni de lejos el más reciente.

¿Hay alguna solución para este dilema si esa persona no quiere tener que recurrir a un PC con Windows? Pues sí, la hay, y es una tendencia que cada vez se está viendo más: las eGPU. abreviatura de External Graphics Processing Unit, este accesorio puede aportarnos la potencia que jugones o cualquier otro usuario puede necesitar.

Calidad de gaming profesional con una caja externa

Las eGPU son, simplemente, cajas externas en las que poder colocar tarjetas gráficas de la misma forma con la que puedes conectar discos duros internos dentro de cajas externas. Se conectan mediante puertos de alta transferencia de datos, mayormente con la interfaz Thunderbolt.

Nuestros compañeros de Xataka nos describen una de las eGPUs más populares: el Razer Core. Dentro de esta caja de Razer podemos introducir una tarjeta gráfica PCI-Express x16 compatible, que sustituirá la GPU del portátil para generar ella misma los gráficos. Los 40 Gbps de la conexión Thunderbolt 3 son más que suficientes para que no se cree un cuello de botella en el portátil.

De momento, el gran inconveniente de las eGPU son su precio: el Razer Core cuesta 500 dólares, y eso es sin tarjeta gráfica

De hecho, el Razer Core aporta también conexiones USB 3.0 extra y un puerto Ethernet. La fuente de alimentación de 500W se encarga de aportar también carga para el portátil y alimentación paralela para la tarjeta gráfica que insertemos. La ventaja es clara: nada como una tarjeta gráfica de escritorio último modelo para mover todos los gráficos que quieras sin que eso signifique maltratar el portátil.

Y no estamos hablando sólo de juegos: los editores de vídeo pueden beneficiarse también de esta potencia gráfica sin ningún problema.

El inconveniente de este tipo de cajas externas es, por el momento, su precio. El Razer Core cuesta unos 500 dólares, no se vende en España y a ese precio le tienes que añadir el de la tarjeta gráfica de escritorio que vas a usar. Si quieres algo de calidad, la tontería te puede salir por unos 800 dólares/euros tranquilamente. Hay otros modelos más económicos en camino, pero no tienen todas las prestaciones del Razer Core.

¿Son las GPU compatibles con los MacBook Pro?

Razer Core

Oficialmente, no. Apple no las menciona como accesorio que puedes usar en ningún momento. Pero los chicos de Appleinsider ya demostraron hace poco más de un mes que puedes conectar una eGPU como el Razer Core al MacBook Pro y hacer que funcione. Y mientras el MacBook Pro con la gráfica integrada más potente saca 1,6 teraflops de rendimiento, al conectarle el Razer Core equipado con una Nvidia GTX 980 el ordenador es capaz de sacar 4,t teraflops. Prácticamente el triple de la potencia gráfica. Nada mal, ¿no?

La mala noticia viene ahora: para hacer que las Razer Core funcionen, hay que modificar ciertas partes de macOS con el terminal. Además, hay que instalar una aplicación llamada TB3 enabler que levanta una limitación de macOS que impide precisamente usar ciertos accesorios. Y por si el proceso no fuera lo suficientemente delicado, hay que desactivar la protección de la integridad del sistema. En las guías de Apple Developer te explican cómo conseguirlo.

Dicho de otro modo: hay que toquetear el sistema hasta tal nivel que, en caso de ocurrir algo, Apple seguramente se lavará las manos y no te repararía el ordenador ya que al hacer estas protecciones quedas bajo tu propia responsabilidad. Estas limitaciones no están ahí simplemente porque a Apple no le apetece que instales eGPUs, sino seguramente por protección.

Macos Con Egpu En este perfil del sistema de macOS podemos ver una AMD RX 470 conectada al Mac mediante una eGPU.

Otra alternativa es la que comentaron en The Next Web: simplemente, instala Windows en el Mac. Windows 10 es un sistema completamente preparado para usar esas eGPUs sin complicaciones, y Boot Camp lo soporta. Afortunadamente, si no quieres oír hablar del sistema de Microsoft, en el foro de MacRumors nos dan esperanzas: la beta 10.12.2 de macOS Sierra incluye algunas mejoras que hacen que las eGPU funcionen mejor.

Así que sí, poder, puedes hacerlo. Pero si no eres un experto que sepa lo que se hace, no te lo recomendamos en absoluto. Quizás en un futuro Apple lance su propia eGPU o actualice macOS para que sea compatible, pero por el momento nos toca hacer algo de hacking si queremos tener la potencia de un PC Gaming en el MacBook Pro.

En Xataka | Jugar a todo trapo en un portátil pronto será coser y cantar

También te recomendamos


El próximo gran avance científico podría ser descubierto por un supercomputador


Nueva Nvidia Quadro K5000 para Mac Pro


MSI GUS II, añade una tarjeta gráfica externa vía Thunderbolt


La noticia

Las eGPU: qué son, qué permiten y qué se puede hacer para usarlas en los MacBook Pro

fue publicada originalmente en

Applesfera

por
Miguel López

.


Ir a la fuente original

Publicidad

Dejar Comentario

*