He rooteado mi móvil Android por primera vez: así ha sido mi experiencia

Publicidad

Android Root

¿Cómo? ¿Que nunca has hecho root? Si me hubieran dado un euro por cada vez que me han hecho esta pregunta seguramente me llegaría para comprarme un Google Pixel (si se vendieran en España, claro), pero así es. Aunque parezca mentira, en todos los años que llevo usando dispositivos Android no me ha dado por ahí o, mejor dicho, no he sentido la necesidad.

Que sí. Ya sé que me pierdo todo un universo de personalización, pero también sé que no estoy sola. La inmensa mayoría de usuarios no se ha aventurado por la senda del root, ya sea por inexperiencia, desconocimiento o simplemente porque no les genera suficiente interés. Sea por el motivo que sea, somos muchos los que vivimos al margen del mundo de las ROMs cocinadas, pero finalmente me voy a pasar al lado oscuro, y voy a hacer root a mi viejo Nexus 4 y, de paso, instalarle Android Nougat. Os cuento mi experiencia.

Primer paso: la búsqueda

Tenía claro que para hacer root a mi Nexus 4 no vale cualquier método, debe ser uno específico para mi dispositivo y la versión de Android (hasta ahí llego), pero para eso necesitaba localizar los archivos necesarios y, de paso, un tutorial bien explicado para no acabar con un bonito pisapapeles. Sin embargo, el paso que parecía más sencillo de todos ha terminado por ser el más, no diré complejo, pero sí engorroso.

Una búsqueda en Google devuelve tal cantidad de resultados que llega a confundir, tanto que no me extrañaría que haya quien desista nada más empezar. Claro que podría haber pedido ayuda a uno de mis compañeros, pero la idea de era contar la experiencia al rootear un móvil por primera vez, así que no hice trampas.

Unas 15 pestañas de Chrome después, por fin di con mi salvación: Nexus Root Toolkit, un programa desarrollado expresamente para dispositivos Nexus que permite rootear, abrir el bootloader, actualizar y mucho más.

Pero ahí no queda la cosa. Como además de hacer root quería aprovechar para instalar Nougat, también necesitaba la ROM correspondiente. En este caso la búsqueda fue mucho más rápida y en unos minutos tenía mi imagen de AOSP 7.0 y el zip con las apps de Google, cortesía de los amigos de XDA Developers.

Esto es más fácil de lo que parecía

La verdad es que el hecho de que el móvil a rootear fuera un Nexus facilitó las cosas ya que Nexus Root Toolkit va explicando paso a paso todo el proceso, algo que puede venir muy bien si no estás familiarizado con la jerga. En mi caso, expresiones como flashear, USB Debugging o Custom Recovery no son completas desconocidas, pero estas indicaciones vendrán de maravilla para quien no conozca absolutamente nada del root -aunque seguir un tutorial paso por paso nunca está de más.

Como mi Nexus 4 estaba ya prácticamente vacío, pasé de hacer una copia de seguridad previa y me lancé al root directamente. En apenas unos minutos se había completado el proceso sin ningún percance.

En este punto he de destacar que para instalar una ROM en un Nexus no es necesario hacer root (gracias por el apunte amhairghin), con desbloquear el bootloader es suficiente, aunque sí que es un paso necesario para hacerlo en otros terminales.

Nexus Nougat root

Nexus Root Toolkit también permite flashear archivos ZIP, así que con el mismo programa es posible instalar Android 7.0 Nougat. Pero para no hacerlo tan fácil decidí flashear los archivos con el método tradicional y, de nuevo, fue de lo más sencillo.

Tras unos minutos de espera, mi Nexus 4 se reinició con Android Nougat, pero como se trataba de la versión AOSP, también necesitaba las apps de Google. Sólo tuve que repetir el mismo proceso con el archivo ZIP correspondiente y listo.

¿Y por qué no he hecho esto antes?

Probablemente sea porque, para mí, Android ya ofrece un alto grado de personalización o quizás sea por pura pereza (o ambas), pero después de hacer el proceso y ver lo sencillo que es, no tengo del todo clara la respuesta a esta pregunta. Sin embargo, lo que me ha hecho ver el root de otro modo no ha sido su sencillez, que también, si no el propio resultado.

Ya sabía que el root ofrecía muchas posibilidades, pero no es lo mismo conocer la teoría que ponerlo en práctica. Poder sustituir la interfaz que nos imponen los fabricantes, eliminar el bloatware, instalar apps con funciones avanzadas o tener un mayor control sobre el hardware son argumentos de peso, pero eso de hacer que un dispositivo obsoleto se ponga al nivel de los modelos más actuales es, para mí, el motivo más importante para probar.

En menos de una hora he conseguido que mi olvidado Nexus 4, un equipo al que Google decidió dejar de dar soporte hace ya dos años, tenga una segunda vida de la mano de Android Nougat, la versión más actual del sistema, ahí es nada. Si hubiera hecho esto mismo hace unos años, probablemente mi Nexus 4 no habría acabado en un cajón, al menos no tan pronto. En este sentido, no sólo tengo claro que repetiré, si no que animo a probarlo.

Nexus 4 Nougat root

Pero no todo es bonito, también hay riesgos y contraindicaciones. Aunque es un proceso reversible, los fabricantes no ven con buenos ojos eso de que andemos trasteando con el software a nivel de administrador, así que si tu móvil rooteado hace una visita al servicio técnico, la garantía del fabricante no tendrá validez, por lo que es un punto a tener muy en cuenta antes de empezar.

También es muy importante informarse bien y leer mucho antes de ponernos manos a la obra, y esto es algo que he aprendido en esta primera experiencia. Como decía, la búsqueda ha sido el punto más crítico de todo el proceso y al que considero hay que dedicarle más tiempo. No es lo habitual, pero si hacemos mal el proceso hay posibilidades de que el móvil acabe brickeado, un anglicismo para decir que acaba convertido en un ladrillo, y nadie quiere eso.

Para mi gusto al root le falta ser un proceso más intuitivo y accesible para el usuario medio, sobre todo teniendo en cuenta las enormes ventajas que ofrece. Está claro que es un problema fruto de la propia naturaleza clandestina de esta práctica de la que los fabricantes son en gran parte responsables, pero su aparente complejidad es lo que echa para atrás a muchos usuarios.

Ahora os toca a vosotros contarnos vuestra experiencia: ¿Root sí o root no?

En Xataka Android | ¿Merece la pena ser root en Android?


La noticia

He rooteado mi móvil Android por primera vez: así ha sido mi experiencia

fue publicada originalmente en

Xataka Android

por
Amparo Babiloni

.


Ir a la fuente original

Publicidad

Dejar Comentario

*